Entradas

Luis Eduardo Aute - Me va la vida en ello

Imagen
Cierto que huí de los fastos y los oropeles
y que jamás puse en venta ninguna quimera,
siempre evité ser un súbdito de los laureles
porque vivir era un vértigo y no una carrera.

Pero, quiero que me digas, amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello;
dímelo,
me va la vida en ello.

Cierto que no prescindí de ningún laberinto,
que amenazara con un callejón sin salida
ante otro “más de lo mismo” creí en lo distinto,
porque vivir era búsqueda y no una guarida.

Pero, quiero que me digas, amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello; dímelo,
me va la vida en ello.

Cierto que cuando aprendí que la vida iba en serio,
quise quemarla deprisa jugando con fuego;
y me abrasé defendiendo mi propio criterio,
porque vivir era más que unas reglas en juego.

Pero, quiero que me digas, amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello; dímelo,
me va la vida en ello.


Luis Eduardo Aute

Haragán y Cía. - A esa gran velocidad

Imagen
Voy a intentar una tonada
que se parezca a Pink Floyd,
una dulce carcajada
ahogada en humo y alcohól.

Lo que pasa es que es
sólo un mal rocanrolero,
él es sólo un mal rocanrolero;
con las palabras amontonadas,
ebrias, locas.

Él no respira, fuma.
Él no come, bebe.
Él no vive... muere.

A esa gran velocidad
un impacto sería fatal,
a esa gran velocidad
un impacto sería fatal.

Morir así seria inusual,
en un joven no es normal.
Mi vida está en mis manos
un descuido sería mortal.

Veo un camino en mi vida,
no sé a donde va,
no sé a donde va.

Voy a acabar esta tonada,
que es la canción de un perdedor,
esta dulce carcajada
y cantar el último rock.

Lo que pasa es que es
sólo un mal rockanrolero,
él es sólo un mal rocanrolero,
con las palabras amontonadas,
ebrias, locas.

A esa gran velocidad,
un impacto sería fatal.
A esa gran velocidad,
un impacto sería fatal.
A esa gran velocidad,
un impacto sería fatal...




El Haragán & Cía. - Disco: Valedores juveniles.

Piero - Llegando, llegaste

Imagen
Las manos en el bolsillo, caminando por el pasto,
con el libro bajo el brazo, andaba silbando bajo.
Me prendía un cigarrillo, no pensaba en las materias
y siempre me hacía la rata, con el pibe de a la vuelta.
Me hubiera gustado verte, esperarte a la salida,
preguntarte: ¿Qué hacés piba, si venís al matine?

Llegando, llegaste, te mire de frente,
después puse un nombre, te llame "ternura",
llegando llegaste, y fuimos pensando,
me fui animando, luego te besé.

Y una mañana mientras el café mezclaba,
en una servilleta blanca yo te dibujaba,
yo te dibujaba...

Llegando, llegaste, te mire de frente,
después puse un nombre, te llame ternura,
llegando llegaste, y fuimos pensando,
me fui animando, luego te besé.

Y una mañana mientras el café mezclaba,
en una servilleta blanca yo te dibujaba,
yo te dibujaba...


Piero

Tal vez te interese: