martes, 25 de agosto de 2015

Día de la justicia social

Febrero
20

 A fines del siglo diecinueve, Juan Pío Acosta vivía en la frontera uruguaya con Brasil.

 Su trabajo lo obligaba a ir y venir, de pueblo en pueblo, a través de aquellas soledades.

 Viajaba en un carro de caballos, junto a ocho pasajeros de primera, segunda y tercera clase.

 Juan Pío compraba siempre el pasaje de tercera, que era el más barato.

 Nunca entendió por qué había precios diferentes.

 Todos viajaban igual, los que pagaban más y los que pagabn menos: apretados unos contra otros, mordiendo polvo, sacudidos por el incesante traqueteo.

 Nunca entendió por qué, hasta que un mal día de invierno el carro se atascó en el barro. Y entonces el mayoral mandó:

      -¡Los de primera se quedan arriba!
      -¡Los de segunda se bajan!
      -Y los de tercera... ¡a empujar!

Eduardo Galeano - Los hijos de los días.





 

Piedra negra sobre una piedra blanca

Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París y no me corro
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos...

César Vallejo - Poemas humanos.





 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...