Entradas

Hermann Hesse - Los inmortales

Imagen
Hasta nosotros sube de los confines
Del mundo el anhelo febril de la vida:
Con el lujo la miseria confundida,
Vaho sangriento de mil fúnebres festines.
Espasmos de deleite, afanes, espantos,
Manos de criminales, de useros, de santos;
La humanidad con sus ansias y temores,
A la vez que sus cálidos y pútridos olores,
Transpira santidades y pasiones groseras,
Se devora ella misma y se devora después lo tragado,
Incuba nobles artes y bélicas quimeras,
Y adorna de ilusión la casa en llamas del pecado
Se retuerce y consume y degrada
En los goces de feria de su mundo infantil,
A todos le resurge radiante y renovada,
Y al final se les trueca en polvo vil.

Nosotros en cambio, vivimos las frías
Mansiones del éter cuajado de mil claridades,
Sin horas ni días,
Sin sexos ni edades.
Y vuestros pecados y vuestras pasiones
Y hasta vuestros crímenes no son distracciones,
Igual que al desfile de tantas estrellas por el firmamento.
Infinito y único es para nosotros el menor momento.
Viendo silenc…

Joaquín Sabina - Lo niego todo

Imagen
Ni ángel con alas negras
ni profeta del vicio,
ni héroe en las barricadas
ni ocupa, ni esquirol.
Ni rey de los suburbios
ni flor del precipicio
ni cantante de orquesta
ni el Dylan español.

Ni el abajo firmante
ni vendedor de humo,
ni juglar del asfalto
ni rojo de salón.
Ni escondo la pasión
ni la perfumo,
ni he quemado mis naves
ni sé pedir perdón.

Lo niego todo
aquellos polvos y estos lodos,
lo niego todo
incluso la verdad.

La leyenda del suicida
y la del bala perdida,
la del santo beodo;
si me cuentas mi vida,
lo niego todo.

El tiburón de Hacienda
confiscador de bienes,
me ha cerrado la tienda,
me ha robado el mes de abril.

Si es para hacerme daño
sé lo que me conviene,
he defraudado a todos,
empezando por mí.

Ni soy un libro abierto
ni quien tú te imaginas,
lloro con las más cursis
películas de amor.

Me echaron de los bares
que usaba de oficina,
y una venus latina
me dio la extremaunción.

Lo niego todo
aquellos polvos y estos lodos,
lo niego todo
incluso la verdad.

La leyenda …

Enrique Bunbury - Infinito

Imagen
Me calaste hondo
yahora me dueles,
si todo lo que nace perece
del mismo modo,
un momento se va
y no vuelve a pasar.

Y decían: ¡qué bonito!
era vernos pasear,
queriéndonos infinito
(pensaban: siempre será igual).
¿Cómo lo permitimos?
¿Qué es lo que hicimos tan mal?
Fue este orgullo desgraciado,
que no supimos tragar...

Engáñame un poco al menos
di que me quieres aún más,
que durante todo este tiempo
lo has pasado fatal.
Que ninguno de esos idiotas
te supieron hacer reír:
Y que él único que te importa,
es este pobre infeliz...

Me calaste hondo
y ahora me dueles,
Si todo lo que nace perece
del mismo modo,
un momento se va
y no vuelve a pasar.

Y el día que yo me muera
(y moriré mucho antes que tú),
sólo quiero que una pena
se lloré frente a mi ataúd.
Que esta herida en mi alma
no llegó a cicatrizar
y estará desesperada
hasta que te vea llegar.

Me calaste hondo
y ahora me dueles
Si todo lo que nace perece
del mismo modo,
un momento se va
y no vuelve a pasar...


Enrique Bunbury