Entradas

Ay amor - Fernando Delgadillo

Imagen
Difícil cosa que es hacerte una canción
donde poderme apoyar con frases cortas
y una que otra prueba, es tanto lo que juzgo;
certidumbre pero no lo ves.
Y es tanto lo que tienes al revés,
y es tanto luego el desencanto en la cuestión
y sigue siendo tan pequeña mi canción.


Mira mis manos, cuando menos de éstas
llevo encima un par,
Se embolsan y se tienden a alcanzar
y alguna de ellas,
tan fiel y tuya como yo se esfuerza tanto
en ofrecerte más caricia y no definición de amor;
si acaso una violeta y tiempo
para descansar la tuya
cuando deja de jugar.

Ay amor, amor,
no sólo tengo manos
tengo un corazón dispuesto
y justo en medio de él,
tengo una pálida sonrisa de ansiedad,
tengo tu nombre a flor de labios
y otra cosa;
tengo tanto que mirar bajo tu escote
y tengo un poco
y tengo más de que pensar:
Cuando supones que eres agua que anda y corre
y se avecine y se arremonte
serpenteando y yo con esta sed que tengo;
con esta sed de ti mujer.

Sigo pensando que es difícil de lograr
decir te quie…

Así te quiero yo - Luis Eduardo Aute

Imagen
Cuando en tus ojos veo que estás conmigo
siento que el sol se enciende en cada latido,
de cada noche de mi corazón,
así te quiero, así te quiero yo.

No quiero que tú veas lo que yo veo
ni que tú pienses lo mismo que yo pienso,
es algo que no tiene explicación,
así te quiero, así te quiero yo.

Como desea la noche el amanecer,
como es deseo del día el anochecer;
así te quiero, así te quiero yo...

De poco me sirve estar seguro
de que, ante todo, amar es vivir la libertad
si cuando no estás, el aire es una cadena
y son las horas toda una eternidad;
no sé qué hace cambiar
mi forma de pensar
que reconozco que miento
al decir que el sufrimiento
no es esa angustia que siento,
ese sentimiento
terrible que mata y engendra el amor.



Luis Eduardo Aute

Fuimos lo que fuimos - Jorge Drexler

Imagen
Porque entre el lunes y el martes
me sobra tiempo para necesitarte,
porque me miento si digo
que tu mirada no fue mi mejor testigo,
porque aunque ya no me duelas
a veces busco tu nombre en mi chistera,
porque aún no vino el olvido
para llevarse el último de tus abrigos.

Por los besos que aún nos quedan en la boca,
por los miles de homenajes que nos dimos,
por nadar y no guardar nunca la ropa,
por los dedos juguetones del destino,
porque fuimos lo que fuimos,
porque fuimos lo que fuimos...

Porque puesto a confesarte,
aún le tengo miedo a tenerte delante,
porque en cuanto me descuido
me atropella algún recuerdo en el pasillo,
porque no puedo negarte
que te quise sin querer y más que a nadie,
porque mi doctor previno
que para este corazón estás prohibido.


Jorge Drexler

Tal vez te interese: