Entradas

Natalia Lafourcade/Ximena Sariñana - Amor, amor de mis amores*

Imagen
Poniendo la mano en el corazón,
quisiera decirte al compás de un son:
Que tú eres mi vida
y no quiero a nadie más que a ti.

Poniendo la mano en el corazón,
quisiera decirte al compás de un son:
Que tú eres mi cielo,
las aves que retan su poder.



Que respiro el aire, que respiro el aire,
que respiro el aire, que respiras tú:
no tienes remedio, no tienes remedio,
no tienes remedio, eres mi gran amor.

Poniendo la mano en el corazón,
quisiera cantarte toda una canción:
Que tú eres mi cielo,
eres mis consuelos,
que respiro el aire, que respiro el aire;
que respiro el aire, que respiras tú.
No tienes remedio, no tienes remedio,
no tienes remedio, eres mi gran amor...

Amor de mis amores, sangre de mi alma,
regálame las flores de la esperanza:
Permite que pare… para decirte,
que tú eres el amor de mis amores.

Para decirte que tú eres
el amor de mis amores.

Amor de mis amores,
tú eres mi cielo,
amor de mis amores,
tú eres mi cielo

Amor,
de mis amores,
tú eres mi cielo...

Amor,
de mis amores,
t…

Gustavo Cerati - Pulsar

Imagen
En viaje hacia la redención,
la luz no deja de pulsar,
creo en el amor
porque nunca estoy satisfecho
es mi salvaje corazón,
que llega justo a tiempo;
llega justo a tiempo.

Allí donde quisiste estar,
tan cerca de desesperar,
es que la vida es gas
y es tan dulce traspasarla.

Tu aliento es mi respiración,
con mi salvaje corazón,
los vicios no son del cuerpo
y llega justo a tiempo
llega justo a tiempo.

En viaje hacia la redención,
la luz no deja de pulsar
y si la confusión
es una predilección humana
todo puedo perdonar.
Con mi salvaje corazón,
los vicios no son del cuerpo
y llegas justo a tiempo.

Ahora estoy seguro...


Gustavo Cerati - Disco: Amor amarillo.

Silvio Rodríguez - Ángel para un final

Imagen
Cuentan que cuando un silencio
aparecía entre dos,
era que pasaba un ángel
que les robaba la voz.
Y hubo tal silencio el día
que nos tocaba olvidar
que, de tal suerte,
yo todavía
no terminé de callar.

Todo empezó en la sorpresa,
en un encuentro casual,
pero la noche es traviesa
cuando se teje el azar.
Sin querer se hace una ofrenda
que pacta con el dolor
o pasa un ángel,
se hace leyenda
y se convierte en amor.

Ahora comprendo
cuál era el ángel
que entre nosotros pasó.
Era el más terrible,
el implacable,
el más feroz.

Ahora comprendo en total
este silencio mortal.
Ángel que pasa,
besa y te abrasa,
ángel para un final.


Silvio Rodríguez - Disco: Tríptico II.