Anuncios

Los mejores relatos y frases de "El libro de los abrazos" de Eduardo Galeano

El libro de los abrazos de Eduardo Galeano, es sin duda, uno de sus mejores libros. Les dejamos está excelente selección de los mejores relatos, cuentos y frases de dicha obra:


"Y en silencio estuvimos, conversando vinos el poeta y yo, calladamente hablando de mares y amares y de alguna pócima infalible contra la calvicie."


"Buena parte de la fuerza del Che Guevara, pienso, esa misteriosa energía que va mucho más allá de su muerte y de sus errores, viene de un hecho muy simple: él fue un raro tipo que decía lo que pensaba y hacía lo que decía."

Celebración de la voz humana/2:

"Cuando es verdadera, cuando nace de la necesidad de decir, a la voz humana no hay quien la pare. Si le niegan la boca, ella habla por las manos, o por los ojos, o por los poros, o por donde sea. Porque todos, toditos, tenemos algo que decir a los demás, alguna cosa que merece ser por los demás celebrada o perdonada."

La función del arte/1:

"Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.

 Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:

 —¡Ayúdame a mirar!"

El diagnóstico y la terapéutica:

"El amor se puede provocar, dejando caer un puñadito de polvo de quereme, como al descuido, en el café o en la sopa o el trago. Se puede provocar, pero no se puede impedir."

Los nadies:

"Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres..."

Nochebuena:

"Fernando se acercó y el niño lo rozó con la mano:

-Decile a... -susurró el niño-

-Decile a alguien, que yo estoy aquí."

La desmemoria/1:

"El bisabuelo está completamente chocho (sus pensamientos tienen el color del agua) y sonríe con la misma beatífica sonrisa de su bisnieto recien nacido. El bisabuelo es feliz porque ha perdido la memoria que tenía. El bisnieto es feliz porque no tiene, todavía, ninguna memoria.

 He aquí, pienso, la felicidad perfecta. Yo no la quiero."

El mundo:

"- El mundo es eso – reveló -. Un montón de gente, un mar de fuegultos.

 Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores."
El crimen perfecto:

"¿Qué hacer?, se preguntaban los exiliados. El frío los hacía temblar como malaria. Y en eso, uno de ellos lanzó un grito salvaje, que sacudió los cimientos de la civilización occidental. Y así nació la moneda de hielo, inventada por un pobre hombre helado."

El cielo y el infierno:

"Y el niño me explicó:

  -¿Sabes por qué se caen las estrellas? Es culpa de Dios. Es Dios, que las pega mal. Él pega las estrellas con agua de arroz.

  Amanecí bailando."

Yo, mutilado capilar:

"Los peluqueros me humillan cobrándome la mitad."

Celebración de las contradicciones/2:

"Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos."

La noche:

"NO consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta."

Crónica de la ciudad de Managua:

"No pregunté. Hubo silencio, y siguió:

- No puedo ir al cine porque... porque yo, en el cine, lloro.

- Ah -le dije-. Yo también.

- Claro -me dijo-. Enseguida me di cuenta. La primera vez que te vi, pensé: "Este tipo llora en el cine"."

La mala racha:

"Pero a veces el bajón demora en irse y yo ando de pérdida en pérdida, pierdo lo que encuentro, no encuentro lo que busco, y siento mucho miedo de que se me caiga la vida en alguna distracción."
Celebración de la amistad/1:

"En los suburbios de La Habana, llaman al amigo mi tierra o mi sangre.

 En Caracas, el amigo es mi pana o mi llave: pana, por panadería, la fuente del buen pan para las hambres del alma; y llave por..."

La fiesta:

"Todos mortales hasta el primer beso y el segundo vaso, y eso lo sabe cualquiera, por poco que sepa."

Paradojas:

"Napoleón Bonaparte, el más francés de los franceses, no era francés. No era ruso José Stalin, el más ruso de los rusos; y el más alemán de los alemanes, Adolfo Hitler había nacido en Austria. Margherita Sarfatti, la mujer más amada por el antisemita Mussolini, era judía. José Carlos Mariátegui, el más marxista de los marxistas latinoamericanos, creía fervorosamente en Dios. El Che Guevara había sido declarado completamente inepto para la vida militar por el ejército argentino."

El origen del mundo:

"- Pero papá – le dijo Josep, llorando -. Si Dios no existe, ¿quién hizo el mundo?


 - Tonto — dijo el obrero, cabizbajo, casi en secreto -. Tonto. Al mundo lo hicimos nosotros, los albańiles."

El sistema/3:

"En el río de la Plata, llamamos bobo al corazón. Y no porque se enamora: lo llamamos bobo por lo mucho que trabaja."

Divorcios:

"El sistema divorcia la emoción y el pensamiento como divorcia el sexo y el amor, la vida íntima y la vida pública, el pasado y el presente. Si el pasado no tiene nada que decir al presente, la historia puede quedarse dormida, sin molestar, en el ropero donde el sistema guarda sus viejos disfraces."



Celebración de la fantasía:

"Y entonces, en medio de aquel alboroto, un desamparadito que no alzaba mas de un metro del suelo, me mostró un reloj dibujado con tinta negra en su muñeca:

 -Me lo mandó un tío mío, que vive en Lima -dijo

 -Y anda bien -le pregunté

 -Atrasa un poco -reconoció."

El arte para los niños:

"Y entonces la niña lo interrumpió:


Qué pajarita de mierdita —opinó."

La querencia/1:

"Y así anduve un tiempo, doliendo olvidos, buscando lugares y personas que no encontré, o no supe encontrar..."

Las huellas digitales:

"Hay lunas a las que todavía no ladré y soles en los que todavía no me incendié. Todavía no me sumergí en todos los mares de este mundo, que dicen que son siete, ni en todos los ríos del paraíso, que dicen que son cuatro."

La pequeña muerte:

"No nos da risa el amor cuando llega a lo más hondo de su viaje, a lo más alto de su vuelo: en lo más hondo, en lo más alto, nos arranca gemidos y quejidos, voces de dolor, aunque sea jubiloso dolor, lo que pensándolo bien nada tiene de raro, porque nacer es una alegría que duele."

Los sueños de Helena:

"-Suéñeme, que le conviene. Suéñeme, que le va a gustar."

Celebración de la amistad/2:

"Y lejos de los obreros, lejos de todo, dijo:


 —Mi hijo murió y se convirtió en paloma."

Resurrecciones:

"Y nada tenía de malo, y nada tenía de raro, que se me hubiera roto el corazón, de tanto usarlo."

La pálida:

"En esos días, días sin sol, noches sin luna, ningún lugar es mi lugar y no consigo reconocerme en nada, ni en nadie. Las palabras no se parecen a lo que nombran y ni siquiera se parecen a su propio sonido. Entonces no estoy donde estoy. Dejo mi cuerpo y me voy, lejos, a ninguna parte, y no quiero estar con nadie, ni siquiera conmigo, y no tengo, ni quiero tener, nombre ninguno: entonces pierdo las ganas de llamarme o ser llamado."
Celebración de las bodas de la razón y el corazón:

"Sabios doctores de Ética y Moral han de ser los pescadores de la costa colombiana, que inventaron la palabra sentipensante para definir el lenguaje que dice la verdad."


"Y nada tenía de malo, y nada tenía de raro, que se me hubiera roto el corazón, de tanto usarlo." Eduardo Galeano
Los mejores relatos y frases
de "El libro de los abrazos"
de Eduardo Galeano.


Escuchar Radio Online


Escucha la mejor Radio online de trova y rock latinoamericano sin cortes comerciales, las 24 horas de los 365 días del año. ¡Disfruta ya!
Dale play.

Anuncios