War street - Eduardo Galeano

Esta frase pertenece al relato
"Nueva York"
de Eduardo Galeano.
 Desde principios del siglo veinte, las campanas mecánicas saludan el principio y el fin de cada jornada en la Bolsa de Nueva York. Esos sones rinden homenaje a la abnegada labor de los especuladores que timbean el planeta, deciden el valor de las cosas y de las naciones, fabrican millonarios y mendigos y son capaces de matar más gente que cualquier guerra, peste o sequía.

 El 24 de octubre de 1929, las campanas sonaron alborozadas como siempre, pero ése fue el peor día en toda la historia de la catedral de las finanzas. Su caída cerró bancos y fábricas, lanzó el desempleo a las nubes y arrojó los salarios al sótano, y el mundo entero pagó la cuenta.

 El secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Andrew Mellon, consoló a las víctimas. Dijo que la crisis tenía su lado positivo, porque así la gente va a trabajar más duro y va a vivir una vida más moral.

Eduardo Galeano - Espejos.

También te puede interesar:

Bienvenida - Mario Benedetti

Julio Cortázar - Capítulo 93

Socorro y nadie - Mario Benedetti

De lo prohibido - Mario Benedetti

José Ángel Buesa - Poema del renunciamiento