La alienación/1 - Eduardo Galeano

Esta frase la dijo Eduardo Galeano en
una Entrevista a Gustavo Adolfo Carbonell.

 Allá en los años mozos, fui cajero de banco. Recuerdo, entre los clientes, a un fabricante de camisas. El gerente del banco le renovaba los préstamos por pura piedad. El pobre camisero vivía en perpetua zozobra. Sus camisas no estaban mal pero nadie las compraba. Una noche, el camisero fue visitado por un ángel. Al amanecer, cuando despertó, estaba iluminado. Se levantó de un salto. Lo primero que hizo fue cambiar el nombre de su empresa, que pasó a llamarse Uruguay Sociedad Anónima, patriótico título cuyas siglas son: U.S.A. Lo segundo que hizo fue pegar en los cuellos de sus camisas una etiqueta que decía, y no mentía: Made in U.S.A. Lo tercero que hizo fue vender camisas a lo loco. Y lo cuarto que hizo fue pagar lo que debía y ganar mucho dinero.


También te puede interesar:

Jaime Sabines - No es que muera de amor, muero de ti...

Gabriel García Márquez - El amor en los tiempos del cólera

Adiós*

Isadora - Eduardo Galeano

Pablo Neruda - Soneto XVII