Cada primero de mayo serán resucitados - Eduardo Galeano


 Les espera la horca. Eran cinco, pero Lingg madrugó a la muerte haciendo estallar entre sus dientes una cápsula de dinamita. Fischer se viste sin prisa, tarareando «La Marsellesa». Parsons, el agitador que empleaba la palabra como látigo o cuchillo, aprieta las manos de sus compañeros antes de que los guardias se las aten a la espalda. Engel, famoso por la puntería, pide vino de Oporto y hace reír a todos con un chiste. Spies, que tanto ha escrito pintando a la anarquía como la entrada a la vida se prepara, en silencio, para entrar en la muerte.

 Los espectadores, en platea de teatro, clavan la vista en el cadalso. Una seña, un ruido, la trampa cede… Ya, en danza horrible, murieron dando vueltas en el aire.

 José Martí escribe la crónica de la ejecución de los anarquistas en Chicago. La clase obrera del mundo los resucitará todos los primeros de mayo. Eso todavía no se sabe, pero Martí siempre escribe como escuchando, donde menos se espera, el llanto de un recién nacido.


Los mejores relatos y frases de Eduardo Galeano.

Tal vez te interese:

También te puede interesar:

Eduardo Galeano - Los nadies

Mario Benedetti - Cuerpo docente

Gabriel García Márquez - El amor en los tiempos del cólera

Jaime Sabines - Amor mío, mi amor, amor hallado...

Amado Nervo - El amor nuevo