Mario Benedetti - Eterno

v


Cuando no tenga manos
ni sexo
ni pulmones
ni mirada
y con un deleznable tinguiñazo
estos labios se vuelvan
ceniza
o aserrín
aspiraré a quedarme
sin embargo
en una voz tan breve
de una sola palabra que podría ser No
o Dios
o Cuándo

o más probablemente
un hipo
sin memoria.

También te puede interesar:

Escondido y lejos - Mario Benedetti

Sonata para adiós y flauta - Mario Benedetti

Hombre que mira al cielo - Mario Benedetti