La voluntad de belleza - Eduardo Galeano

Cuevas de Altamira.


Diciembre
5

 El presidente de la Sociedad Española de Historia Natural dictaminó, en 1886, que las pinturas de la caverna de Altamira no tenían miles de años de edad:

 —Son obra de algún mediano discípulo de la escuela moderna actual —afirmó, confirmando las sospechas de casi todos los expertos.

 Veinte años después, los tales expertos tuvieron que reconocer que estaban equivocados. Y así se demostró que la voluntad de belleza, como el hambre, como el deseo, había acompañado desde siempre la aventura humana en el mundo.

 Mucho antes de eso que llamamos Civilización, habíamos convertido en flautas los huesos de las aves, habíamos perforado los caracoles para hacer collares y habíamos creado colores, mezclando tierra, sangre, polvo de piedras y jugos de plantas, para alindar nuestras cavernas y para que cada cuerpo fuera un cuadro caminante.

 Cuando los conquistadores españoles llegaron a Veracruz, encontraron que los indios huastecos andaban completamente desnudos, ellas y ellos, con los cuerpos pintados para gustar y gustarse:

 —Éstos son los peores —sentenció el conquistador Bernal Díaz del Castillo.



También te puede interesar:

Canción de las simples cosas - Armando Tejada Gómez/César Isella

Gabriel García Márquez - El amor en los tiempos del cólera

No te rindas*

Ya no sé que hacer conmigo - Cuarteto de nos

Amado Nervo - En paz