Eterno - Mario Benedetti

Esta frase pertenece al poema
"La otra copa del brindis" de Mario Benedetti.




Cuando no tenga manos
ni sexo
ni pulmones
ni mirada
y con un deleznable tinguiñazo
estos labios se vuelvan
ceniza
o aserrín
aspiraré a quedarme
sin embargo
en una voz tan breve
de una sola palabra que podría ser No
o Dios
o Cuándo

o más probablemente
un hipo
sin memoria.


Tal vez te interese:

También te puede interesar:

Eduardo Galeano - El regreso II

Gabriel García Márquez - El amor en los tiempos del cólera

Jorge Drexler - Sea

Mario Benedetti - Cuerpo docente

Soda Stereo - Té para tres