Enemigo

Esta frase pertenece al cuento
"Puentes como liebres" de Mario Benedetti.

Tus ojos miran como dos latidos
tu corazón no puede con su roca,
tu memoria se tapa los oídos.

Maldices aunque no muevas la boca,
sigues comprando el surco y los matones,
el azar, los desnudos y la poca

vergüenza que te pisa los talones,
sigues comprando hectáreas y tristezas.
Pero son demasiadas emociones.

Como todos, escondes tus flaquezas
y tu memoria sabe lo que sabe.
Llega la hora. Y además empiezas

a crujir, enemigo. Eso es muy grave.




También te puede interesar:

Jaime Sabines - No quiero convencer a nadie de nada

Mario Benedetti - Nunca la mirada

Capítulo 93

El amor en los tiempos del cólera

Mario Benedetti - Madrugada