El canto de los cronopios - Julio Cortázar

"Qué hermoso era saber que estabas ahí como un remando, sola conmigo al borde de la noche, y que durabas, eras más que el tiempo." Julio Cortázar - Después de las fiestas
Esta frase pertenece al poema
"Después de las fiestas" de Julio Cortázar.


 Cuando los cronopios cantan sus canciones preferidas, se entusiasman de tal manera que con frecuencia se dejan atropellar por camiones y ciclistas, se caen por la ventana, y pierden lo que llevaban en los bolsillos y hasta la cuenta de los días.

 Cuando un cronopio canta, las esperanzas y los famas acuden a escucharlo aunque no comprenden mucho su arrebato y en general se muestran algo escandalizados. En medio del corro el cronopio levanta sus bracitos como si sostuviera el sol, como si el cielo fuera una bandeja y el sol la cabeza del Bautista, de modo que la canción del cronopio es Salomé desnuda danzando para los famas y las esperanzas que están ahí boquiabiertos y preguntándose si el señor cura, si las conveniencias. Pero como en el fondo son buenos (los famas son buenos y las esperanzas bobas), acaban aplaudiendo al cronopio, que se recobra sobresaltado, mira en torno y se pone también a aplaudir, pobrecito.

Julio Cortázar - Historias de Cronopios y de Famas.

También te puede interesar:

Bienvenida - Mario Benedetti

Julio Cortázar - Capítulo 93

Cuerpo docente - Mario Benedetti

Socorro y nadie - Mario Benedetti

Miércoles por la mañana - Jorge Luis Borges*