Roque Dalton - Eduardo Galeano

"Pero ya no habrá tiempo de llorar.  Ha terminado la hora de la ceniza para mi corazón.  Hace frío sin ti, pero se vive." Roque Dalton - Y sin embargo, amor
Esta frase pertenece al poema
"Y sin embargo, amor" de Roque Dalton.

 Hace treinta y cinco años, Roque fue asesinado mientras dormía.

 Yo soy uno de sus muchos dolientes.

 Fui su amigo, y lo sigo siendo.

 Su asesinato me dolió, y me sigue doliendo.

 La impunidad me indignó, y me sigue indignando.

 La impunidad estimula a los criminales, y los militantes que matan para castigar la discrepancia no son menos criminales que los militares que matan para perpetuar la injusticia.

 Aquí va mi abrazo, de muchos brazos, a los familiares de Roque, a sus amigos, a sus compañeros, y a las muchas y muchos que no lo conocieron pero lo aman amando las palabras que nos dejó.


Eduardo Galeano


También te puede interesar:

Bienvenida - Mario Benedetti

Julio Cortázar - Capítulo 93

Cuerpo docente - Mario Benedetti

Socorro y nadie - Mario Benedetti

Miércoles por la mañana - Jorge Luis Borges*