Anuncios

Fernando Delgadillo - Julieta


Las noches son un mar de oleaje turbio
que a veces me trae recuerdos.
Y qué recuerdos los que vuelan esta noche,
de donde hace tantos años
se habían quedado durmiendo.

Recuerdos que me van llegando a oleadas
y sugieren otros tiempos,
tiempos de más.

Facilidad es la palabra que hoy me falta
y que hace tanto no comprendo.
No tengo más que un vago
sentimentalismo, dulce y triste pero viejo,
viejo como el viejo sabor de viejas lágrimas
y viejo, como el muro de su casa
donde aparecía corriendo de la mano de su hermana,
cuando la estaba queriendo
más que a todo lo que quise y sobre todo
lo que entiendo que quiere alguien con diez años.

Cómo me gustaba Julieta,
en ese entonces todo venía en otros nombres;
desde el amarla en secreto
hasta el vivir con la confianza en que me amaba
tras de sus ojos risueños.
Siempre se resumía en la frase acostumbrada
y para mí, todo lo envolvían tres palabras
ciertas como la verdad.

Me gustaba Julieta
cuando iba mirando a cualquier sitio sin hacerlo,
cuando imaginaba y se peinaba los cabellos negros,
negros como noches y largos,
y largos como inviernos que nunca acababan
de estar cerca ni estar lejos,
sólo y tan sólo a mi lado
y a mi lado les recuerdo.

Me gustaba Julieta,
cuando imaginaba que le amaba de hace tiempo,
cuando me escribió que era su amor,
cuando lo entiendo y además cuando como hoy lo rememoro;
dulce y triste como lágrimas y besos
de mejilla y de la infancia y de hace mucho tiempo atrás.

Me gustaba Julieta,
cuando murió su papá y se lo dijeron,
cuando en la sorpresa soltó el llanto
y el cuaderno en donde decía que me amaba:
Siempre y cuando fuera eterno como el sol.

Me gustaba Julieta,
cuando la llevaron a vivir con sus abuelos,
cuando dejó de ir a clases con su hermana,
cuando una tarde como cualquier tarde gris
se me fue lejos;
Lejos, más allá de donde van todos los sueños
que han venido desde entonces y esta noche
me repiten que de niño y en las tardes
me gustaba Julieta...




Es que me deleito tanto escuchándome inventarte en mi prisión es mi sueño preferido y no quisiera un día notar que este encuentro no me sucedió jamás.
Esta frase pertenece a la canción
"Entre pairos y derivas"
de Fernando Delgadillo.
 

Radio Saudade en vivo

Escucha la mejor Radio online de trova y rock latinoamericano sin cortes comerciales, las 24 horas de los 365 días del año. ¡Disfruta ya!
Dale play.



Anuncios