Eduardo Galeano - Ventana sobre una mujer (II)

 La otra llave no gira en la puerta de calle.

 La otra voz, cómica, desafinada, no canta desde la ducha.

 En el baño no hay huellas de otros pies mojados.

 Ningún olor caliente viene de la cocina.

 Una manzana a medio comer, marcada por otros dientes, empieza a pudrirse sobre la mesa.

 Un cigarrillo a medio fumar, muerto gusano de ceniza, tiñe el borde del cenicero.

 Pienso que debería afeitarme. Pienso que debería vestirme. Pienso que debería.

 Llueve agua sucia dentro de mí.

Eduardo Galeano - Las Palabras andantes.


Frase del libro Dias y noches de amor y de guerra de Eduardo Galeano