Cantinflas - Eduardo Galeano

"El mundo debería reírse más pero después de haber comido." Cantinflas



 Acude el pueblo a reír. En las carpas suburbanas de la ciudad de México, pobres teatritos de quita y pon, todas las candilejas iluminan a Cantinflas.

 —Hay momentos en la vida que son verdaderamente momentáneos— sentencia Cantinflas, bigote ralo, pantalón caído, disparateando discursos a toda velocidad. Su desbocado palabrerío sin ton ni son imita la retórica de los intelectualosos y los politiqueros, doctores de mucho hablar diciendo nada, que en infinitas frases persiguen al punto sin encontrarlo jamás. En estas tierras, la economía sufre la inflación monetaria y la política y la cultura están enfermas de inflación palabraria.



Tal vez te interese:

También te puede interesar:

Eduardo Galeano - Los nadies

Mario Benedetti - Cuerpo docente

Gabriel García Márquez - El amor en los tiempos del cólera

Jaime Sabines - Amor mío, mi amor, amor hallado...

Amado Nervo - El amor nuevo