Anuncios

Vagando con Jane

No había estufa
y poníamos latas de frijoles
en agua caliente en el lavabo
para calentarlas,
y leíamos el periódico del domingo
en lunes
después de rescatarlos del bote de la basura.
Pero de alguna manera conseguíamos
dinero para el vino
y la renta
y el dinero venía de las calles
de los empeños
de ninguna parte
y eso significaba la próxima botella
y bebíamos y cantábamos
y peleábamos
entrábamos y salíamos
de la cárcel borrachos
carros chocados,
hospitales,
hacíamos barricadas
contra la policía
y los demás inquilinos
nos odiaban
y el recepcionista
del hotel nos temía
y así la pasábamos
y fueron unos de los
más maravillosos años
de mi vida.

Charles Bukowski - Poemas del viejo indecente.





Anuncios