El amor según Bukowski - Nazareno Saudade

Los mejores poemas y frases
de Nazareno Saudade.


Eran conocidos en las calles del barrio
(conocidos en todos los bares y tabernas).
Él tan serio, tan alto, tan pálido y delgado;
ella morena y frágil, tan graciosa y pequeña.

Él rondaba más o menos los cincuenta,
y ella debía tener, no más de veinticuatro.
Él daba clases (creo), en alguna academia,
y ella estudiaba (creo), un curso de italiano.

Bebían y se amaban (o eso parecía),
discutían a veces (a veces sonreían),
se besaban y odiaban, pero nadie es perfecto,
el amor es difícil y extraño en estos tiempos.

La noche debilita los corazones,
noches de funeral, de vino y rosas.
Brindemos por el amor y sus fracasos,
quizás podamos escoger nuestra derrota.

El sol limpia las calles, la memoria,
feroces pasiones atenúa.
Invéntate el final de cada historia,
que el amor es eterno mientras dura…

¿El amor?
No, no era el riesgo de caminar
del Zócalo a Garibaldi
(o meterse en moteles baratos
en Ciudad Nezahualcoyotl)
en las madrugadas
y cayéndonos de borrachos…

Tampoco era andar
con vos de la mano
en países lejanos;
en avenidas tristes
y "peligrosas"
bañadas con luz neón:
De la Zona 6 a la 5
en ciudad de Guatemala,
de la “Nacho” a Chapinero
en Bogotá
o “gaminear”
en las comunas (favelas)
de Medellín…

No mamita,
el amor tenía que ser otra cosa:
El amor eran 60 grados de alcohol
en la sangre,
rockolas nauseabundas
en bares de malamuerte...
¿El amor?

El amor era
esa eterna incertidumbre
de no saber jamás
si despertaríamos
empiernados
o
colgados de una viga…

Nazareno Saudade 13. 02. 2011

También te puede interesar:

Julio Cortázar - Capítulo 93

Socorro y nadie - Mario Benedetti

De lo prohibido - Mario Benedetti

José Ángel Buesa - Poema del renunciamiento

Miércoles por la mañana - Jorge Luis Borges*