Nazareno Saudade - Último adiós a una madre


"El primer poema que leí fue la sonrisa de mi madre."

Y te susurré al oído
mientras tu vida 
se extinguía;
vos no morirás nunca,
porque en nosotros
sos eterna…

Nazareno Saudade 16/X/2013

También te puede interesar:

No te salves - Mario Benedetti

Bienvenida - Mario Benedetti

Facundo Cabral - Me gusta la gente simple