Mario Benedetti - Gracias por el fuego*

Esta frase pertenece al ppoema
"Bodas de perlas" de Mario Benedetti.


 La beso, a ella la beso, y no soy hipócrita. La beso como podría morderla, y a veces la muerdo, o comérmela y masticarla y digerirla. Porque hay una desesperada necesidad, casi diría una obligación, de marcar al otro, a la otra, aunque sea con los dientes, y aunque alguno de éstos sea postizo. Dejar una marca propia es cosa de vida o muerte, o de muerte solamente, porque la intención subterránea es traspasar la muerte, es seguir existiendo después del fin. Y a esos efectos tanto sirve la existencia de un hijo como la de una cicatriz. Después de todo, también el hijo es una cicatriz. Buena definición para proponer a la Academia. Hijo: cicatriz de amor.


Tal vez te interese:

También te puede interesar:

Eduardo Galeano - El regreso II

Gabriel García Márquez - El amor en los tiempos del cólera

Jorge Drexler - Sea

Mario Benedetti - Cuerpo docente

Soda Stereo - Té para tres