Mario Benedetti - Mujer rehén

Esta frase pertenece a la novela
"Gracias por el fuego" de Mario Benedetti.


La mujer de aquel sueño era un rehén
al menos era suya mientras él
no la vendiera al despertar
y no iba a venderla nunca nunca

la mujer de aquel sueño era de sueño
y sus soñados pechos eran
insoportables de tan bellos
su pubis de deseo era soñado
y soñados los labios en custodia
de la lengua dulcísima y soñada

la mujer de aquel sueño era un rehén
al menos era suya mientras él
no la vendiera al despertar
y no iba a venderla nunca nunca

pero de pronto el nunca se acabó
y cuando abrió los ojos ya no estaba


También te puede interesar:

Facundo Cabral - Me gusta la gente simple

Espero*

Canción de las simples cosas - Armando Tejada Gómez/César Isella

La Tregua - Mario Benedetti

Adiós