Eduardo Galeano - Esos aplausos

 Desde que García Lorca había caído, acribillado a balazos, en los albores de la guerra española, La zapatera prodigiosa no aparecía en los escenarios de su país. Muchos años habían pasado cuando los teatreros del Uruguay llevaron esa obra a Madrid.

 Actuaron con alma y vida.

 Al final, no recibieron aplausos. El público se puso a patear el suelo, a toda furia; y los actores no entendían nada. China Zorrilla lo contó:

 –Nos quedamos pasmados. Un desastre. Era para ponerse a llorar.

 Pero después, estalló la ovación. Larga, agradecida. Y los actores seguían sin entender.

 Quizás aquel primer aplauso con los pies, aquel trueno sobre la tierra, había sido para el autor. Para el autor, fusilado por rojo, por marica, por raro. Quizás había sido una manera de decirle: para que sepas, Federico, lo vivo que estás.


"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan". Federico García Lorca
Los mejores poemas y frases
de Federico García Lorca.

Escuchar Radio Online

Escucha la mejor Radio online de trova y rock latinoamericano sin cortes comerciales, las 24 horas de los 365 días del año. ¡Disfruta ya!
Dale play.

También te puede interesar:

Digo que no puede decirse el amor...

Poesía

Besos

Hombre preso que mira a su hijo

Mario Benedetti - Sonata para adiós y flauta