Mario Benedetti - Madrugada


La madrugada es apta para ver casi todo
lo que es real y lo que uno imagina
por ejemplo me gusta saber que tengo un río
tan real que parece imaginario

siempre hay un más allá que nos espera
en esta madrugada y en la próxima
saber que tengo un río con dos árboles
que me saludan al compás del viento

la madrugada es un amanecer
el alba en que el futuro nos recibe
con lo que merecemos
o quién sabe con qué

es indudablemente una frontera
corona de los pájaros fugaces
que vienen desde ayer
con alas limpias

allí nos alargamos con un poco
todavía de sueño entre las cejas
la madrugada es como un atajo
que nos lleva hasta otra madrugada

¡bienvenidas las luces
salvadas de las sombras!