Neruda

1948
En algún lugar de Chile

 En el diario «El Imparcial» se lee, a toda página: Se busca a Neruda por todo el país. Y debajo: Será premiado el personal de Investigaciones que dé con el paradero del prófugo.

 De escondrijo en escondrijo, anda el poeta por la noche de Chile. Neruda es uno de los muchos que están sufriendo persecución por ser rojos o por ser dignos o por ser, y no se queja de esta suerte que ha elegido. Él no lamenta la solidaridad que practica: disfruta y celebra esta pasión peleadora, aunque le traiga líos, como disfruta y celebra las campanas, el vino, el caldillo de congrio y las cometas volanderas de alas muy desplegadas. 

Eduardo Galeano - Memoria del Fuego III. El siglo del viento.