PRECAUCIÓN:
El consumo de este producto produce adicción y desengaño...

Labels

By Radio Saudade. Con la tecnología de Blogger.

sábado, 26 de septiembre de 2015

La Tregua



Miércoles 10 de abril


Avellaneda tiene algo que me atrae. Eso es evidente, pero ¿qué es?

Sábado 20 de abril

¿Estaré reseco? Sentimentalmente, digo.

Jueves 9 de mayo

En la oficina no puedo hablarle. Tiene que ser en otra parte. Estoy estudiando su itinerario. Ella se queda a menudo a comer en el Centro. Almuerza con una amiga, una gorda que trabaja en London París. Pero después se separan y ella va a tomar alguna cosa en un café de Veinticinco y Misiones. Tiene que ser un encuentro casual. Es lo mejor.

Lunes 20 de mayo

El plan trazado es la absoluta libertad. Conocernos y ver qué pasa, dejar que corra el tiempo y revisar. No hay trabas. No hay compromisos. Ella es espléndida.

Martes 9 de julo

¿Así que tengo miedo de que dentro de diez años ella me ponga los cuernos?

Miércoles 28 de agosto

Sólo me quedan cuatro días de licencia. No echo de menos la oficina. Echo de menos a Avellaneda. Hoy fui al cine, solo. Vi una de cowboys. Hasta la mitad, me entretuve; a partir de allí, me aburrí de mí mismo, de mi propia paciencia.

Martes 17 de setiembre

Avellaneda no vino a la oficina.

Domingo 22 de setiembre

¿No podría enviarme un telegrama? Me ha prohibido que vaya a su casa, pero si mañana lunes no aparece, descubriré de todos modos algún pretexto para visitarla.

Lunes 3 de Febrero

Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.

Lunes 24 de Febrero

Es evidente que Dios me concedió un destino oscuro. Ni siquiera cruel. Simplemente oscuro. Es evidente que me concedió una tregua. Al principio, me resistí a creer que eso pudiera ser la felicidad. Me resistí con todas mis fuerzas, después me di por vencido y lo creí. Pero no era la felicidad, era sólo una tregua. Ahora estoy otra vez metido en mi destino. Y es más oscuro que antes, mucho más. 

Mario Benedetti




 

2 Comentarios:

  1. El me daba la mano y no hacía falta más, me sentía acogida, amada... hoy aunque no lo tenga cerca físicamente tan sólo con escuchar su voz en una corta llamada siento lo mismo y le amo aún a pesar de las circunstancias...

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna, uno de mis libros preferidos 😍😍

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...