PRECAUCIÓN:
El consumo de este producto produce adicción y desengaño...

Labels

By Radio Saudade. Con la tecnología de Blogger.

domingo, 19 de octubre de 2014

Domingo 17 de marzo

 Si alguna vez me suicido, será en domingo. Es el día más desalentador, el más insulso. Quisiera quedarme en la cama hasta tarde, por lo menos hasta las nueve o las diez, pero a las seis y media me despierto solo y ya no puedo pegar los ojos. A veces pienso qué haré cuando toda mi vida sea domingo. Quién sabe, a lo mejor me acostumbro a despertarme a las diez. Fui a almorzar al Centro, porque los muchachos se fueron por el fin de semana, cada uno por su lado. Comí solo. Ni siquiera me sentí con fuerzas para entablar con el mozo el facilongo y ritual intercambio de opiniones sobre el calor y los turistas. Dos mesas más allá, había otro solitario. Tenía el ceño fruncido, partía los pancitos a puñetazos. Dos o tres veces lo miré, y en una oportunidad me crucé con sus ojos. Me pareció que allí había odio. ¿Qué habría para él en mis ojos? Debe ser una regla general que los solitarios no simpaticemos. ¿O será que, sencillamente, somos antipáticos?

 Volví a casa, dormí la siesta y me levanté pesado, de mal humor. Tomé unos mates y me fastidió que estuviera amargo. Entonces me vestí y me fui otra vez al Centro. Esta vez me metí en un café; conseguí una mesa junto a la ventana. En un lapso de una hora y cuarto, pasaron exactamente treinta y cinco mujeres de interés. Para entretenerme hice una estadística sobre qué me gustaba más en cada una de ellas. Lo apunté en la servilleta de papel. Este es el resultado. De dos, me gustó la cara; de cuatro, el pelo; de seis, el busto; de ocho, las piernas; de quince, el trasero. Amplia victoria de los traseros.

Mario Benedetti - La Tregua.





29 Comentarios:

  1. Precioso, aunque yo habría elegido otro pasaje

    ResponderEliminar
  2. Suave y conocido domingo

    ResponderEliminar
  3. La tregua es y será mi historia favorita por siempre. Irónicamente, estos paisajes coinciden siempre con mi estado de ánimo. Definitivamente, los domingos son demasiado insulsos.... ¿Dónde estás mi querida Avellaneda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor del maestro Benedetti sin duda aunque sólo la he leído una vez no me atrevo a volver a abrir el libro.

      Eliminar
    2. Me pasa lo mismo

      Eliminar
  4. Los Domingos tienen ese olor especial, esa cadencia de la musica que se escucha alrededor, ese color del crepusculo que te lleva a soñar porque es el final de una semana y crea espectros indescifrables.

    ResponderEliminar
  5. Día lleno
    De melancolía

    ResponderEliminar
  6. Hoy guisiera gue no existiera este domingo estoy triste muy triste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo, que no hay mal que 100 años dure. Ya verás como dentro de poco el domingo se convierte en otro sábado y la alegría invade tu alma.

      Eliminar
    2. Pensé ke solo mis domingos eran difíciles. Aburridos melancolicos.

      Eliminar
    3. No hay mal que dure cien años... ni cuerpo que lo resista.

      Eliminar
  7. Creó que para muchos los domingos son difíciles, indiferentes, aburridos! Peor aún cuando estas triste o melancólico y estos días están llenos de eso!

    ResponderEliminar
  8. Y a veces me siento como él, domingos de soledad.

    ResponderEliminar
  9. Genial ! Estación en linea

    ResponderEliminar
  10. Y pensar que mis días son domingos

    ResponderEliminar
  11. El domingo y todos los dias nos llenas de alegrias y soledades ,es el tiempo'el mas cruel cuando ya no quieres mas de él y el temor de lo desconocido nos hace cobardes y nos gana a cada instante( tiempo)

    ResponderEliminar
  12. Cada segundo guarda su recuerdo, pero hay unos que te ganan para decidir no vivir mas, solo que otros se precipitan y pasan al acto por lo que desean seguir existiendo, pero así todo no se atrevieron a vivir sus sueños¡¡ les gano la fatiga que les ocasionaba la brisa de cada día!!.

    ResponderEliminar
  13. Bellisimo!!! Como todo Benedetti

    ResponderEliminar
  14. Quizás cuando ya no le seamos utiles a la sociedad, todos nuestros dîas sean domingos, domingos sombrios, tristes, nocturnos. Bella interpretación de la soledad de Benedetti.

    ResponderEliminar
  15. Especial, yo también me he encontrado sola en un café, pero a veces se disfruta

    ResponderEliminar
  16. Benedetti genio eterno de la literatura universal siempre un paso adelante sobre su propio tiempo, nos dejo un concepto diferente de ver la vida

    ResponderEliminar
  17. Benedetti genio de la literatura universal siempre un paso adelante sobre su propio tiempo su legado hace que veamos la vida de una manera diferente

    ResponderEliminar
  18. Silencio al rededor del verso. Lsgrimas atraz de su verdad

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...