PRECAUCIÓN:
El consumo de este producto produce adicción y desengaño...

Labels

By Radio Saudade. Con la tecnología de Blogger.

viernes, 13 de diciembre de 2013

El regreso II*



"(...) -No entiendo por qué volviste.

 Y retira la mano. La mano de Mariano queda sola sobre la mesa, con la palma vuelta hacia arriba. Tiene la línea de la vida larga pero muy tajeada.

 -No entiendo. Me habías dicho: "No nos vamos a ver más. Somos libres". Yo me quedé muda mirándote la espalda y te perdiste en la esquina de la estación. ¿Qué esperabas? ¿Que te corriera atrás? ¿Que te llamara a gritos? ¿Para qué quería yo esa libertad que me regalabas? ¿Para qué la quería?

(Mariano escuchaba los ecos de sus propios pasos y llevaba la cabeza vacía por dolorosa victoria de la voluntad, pero al llegar a la estación del ferrocarril se le metió por los oídos el estrépito de la máquina aproximándose, y entonces supo que desde ahora le harían falta los navegantes misteriosos que tan a menudo se perdían, por puro gusto, en los desfiladeros de niebla de la memoria o la imaginación de esta muchacha. Trepó por los peldaños de fierro y supo que ella sería, desde ahora, una nuca entrevista en la muchedumbre o un perfil que se escapa, una voz adivinada entre otras voces. Que él se daría vuelta bruscamente y echaría a correr y tomaría a una mujer por el brazo: que se equivocaría siempre. Entró al vagón de pasajeros y se sentó en uno de los viejos asientos de paja de la época de los ingleses y supo que ella persistiría: escuchó el traqueteo de las ruedas sobre los rieles y supo que ella persistiría, persistirá: en verano, en los túneles de hojas, convertida en un sanantonio que te camina por el brazo, o en las noches de julio, llenando una silla vacía en la complicidad humosa de los cafés. Llegó a destino y se bajó, mareado, y seguía sabiendo que ella continuaría oliendo a sí misma en su memoria, deambulando desnuda por la región nochera de sus sueños: que ella sería, que será, una cicatriz que a veces hace cosquillas y a veces late y a veces arde y a veces duele. Y sintió la necesidad de volver y por lo menos decir: "Nunca nada". Por lo menos decir: "Como esto, nunca nada". Y no volvió.)

  - Clara.

  - Sí.

 (...)"

Eduardo Galeano - La Canción de Nosotros (*Fragmento).




13 Comentarios:

  1. Uffff!!! Como esto, nunca nada!!!
    Clarisima!

    ResponderEliminar
  2. Emocionante, profunda y triste realidad!

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Galeano = Perfección. Hombre culto, rabiosamente inteligente, irrefutable. Además de ser físicamente hermoso, es psíquica, humanamente superdotado. Bueno, noble, sencillo, culto, consecuente, generoso. ES LA REIVINDICACIÓN DEL SER HUMANO.

    ResponderEliminar
  4. dolorosa victoria de la voluntad...:(

    ResponderEliminar
  5. Para que queria yo la libertad? (con el tiempo, te das cuenta que disfrutas de tu libertad y ya no quieres volver atrás)

    ResponderEliminar
  6. Libertad que no hace falta, libertad que no se pide y te la entregan como regalo, muerte plena cuando se ama con todo el ser y el alma. Amor intenso, amor esclavo, amor dependiente, amor puro, amor inmenso, amor sin frenos. El amor es sin libertad, mi amor es absorbente y egoista

    ResponderEliminar
  7. persistire hasta ir a tu encuentro amor y este amor interrumpido del que me soltaste de tu vida sin que yo te lo pida partirá hasta vos Hasta volver a verte volver a decirte que sos el amor de mi vida y me duele tanto estar sin vos aunque comprenda que fue lo mejor en este momento

    ResponderEliminar
  8. Antes de esa libertad ácida, era feliz atada a ti

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...