PRECAUCIÓN:
El consumo de este producto produce adicción y desengaño...

Labels

By Radio Saudade. Con la tecnología de Blogger.

domingo, 28 de julio de 2013

Don Quijote

 Marco Polo había dictado su libro de las maravillas en la cárcel de Génova.
 Exactamente tres siglos después, Miguel de Cervantes, preso por deudas, engendró a don Quijote de  La Mancha en la cárcel de Sevilla.
 Y ésa fue otra aventura de la libertad, nacida en prisión.
 Metido en su armadura de latón, montado en su rocín hambriento, don Quijote parecía destinado al perpetuo ridículo. Este loquito se creía personaje de novela de caballería y creía que las novelas de caballería eran libros de historia.
 Pero los lectores, que desde hace siglos nos reímos de él, nos reímos con él.
 Una escoba es un caballo para el niño que juega, mientras el juego dura, y mientras dura la lectura compartimos las estrafalarias desventuras de don Quijote y las hacemos nuestras. Tan nuestras las hacemos que convertimos en héroe al antihéroe, y hasta le atribuimos lo que no es suyo. Ladran, Sancho, señal que cabalgamos es la frase que los políticos citan con más frecuencia. Don Quijote jamás la dijo.
 El caballero de la triste figura llevaba más de tres siglos y medio de malandanzas por los caminos del mundo, cuando el Che Guevara escribió la última carta a sus padres. Para decir adiós, no eligió una cita de Marx. Escribió: Otra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante. Vuelvo al camino con mi adarga al brazo.
 Navega el navegante, aunque sepa que jamás tocará las estrellas que lo guían.

Eduardo Galeano - Espejos. Una historia casi universal.


 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...